Recomendaciones para la Familia
Inicio > Docentes >

  • El niño debe tener la oportunidad desde el hogar de explorar y descubrir sin que se le presione. Un camino lo presenta el compartir con el niño los diferentes procesos que conlleva a la preparación del alimento; desde su selección y adquisición, hasta su conservación y preparación -la lonchera-, respetando sus gustos y orientándolo adecuadamente a pautas saludables de alimentación, lo cual reforzará aspectos de autonomía y responsabilidad.

  • Los adultos significativos para el niño en el hogar, deben recompensar o felicitar al niño por sus comportamientos creativos, deben ayudar al niño a tener confianza en su capacidad, a través de la aceptación, la seguridad y la aprobación de sus ideas e iniciativas.

  • El padre y la madre que conserven el sentido de lo que es ser niño o niña, que intenta ver el mundo a través de sus ojos está contribuyendo de forma más positiva a su desarrollo. Una experiencia clave la constituye el comer en familia, colaborar en dicha actividad y compartir esa experiencia única, lo cual aportará una valoración y calidad al alimento que van más allá de su valor nutricional.

  • La educación del niño, depende de las condiciones que encuentre para su crecimiento. Esto implica la creación de un clima más propicio para el desarrollo físico, socio emocional e intelectual a medida que el niño avanza hacia la autorrealización. Si se quiere satisfacer las necesidades del niño, tanto los padres como los maestros tienen la responsabilidad de: (a) satisfacer las necesidades de desarrollo del niño; (b) crear un clima de seguridad psicológica; (c) proporcionar un escenario para la enseñanza creativa; (d) motivar al niño con base en sus necesidades individuales, (e) seleccionar y organizar experiencias docentes emocionantes; (f) utilizar un concepto de evaluación que conduzca a un desarrollo integral.

  • Los niños están ansiosos por avanzar en el interés que sienten por vivir y explorar su medio ambiente. Sin embargo, en la medida en que sigan rodeados por adultos que le impulsan al conformismo, que silencian sus preguntas, que desalientan su curiosidad, que no recompensan su comportamiento creativo, también caerán en la trampa del miedo de expresar sus ideas, de preguntar, de experimentar y de crear.

  • El niño en edad preescolar se encuentra en el punto culminante de la expansión de su creatividad, por tal razón los padres deben: (a) identificar el talento del niño lo antes posible mediante la observación de sus preferencias e intereses; (b) recompensar sus primeros esfuerzos creativos con una actitud positiva; (c) animarlo cuando quiera crear; (d) ayudarle a resolver los problemas que se le plantean; (e) darle ánimo en las actividades que demuestre interés; (f) ayudarle a valorar su esfuerzo creativo; (g) mantenerse en contacto con su progreso educativo; (h) proporcionarle contactos con otros niños y adultos creativos; (i) valorar y respetar sus contribuciones; ideas, productos creativos; (j) animarle para que plantee problemas, descubra, experimente e invente; (k) fomentar su interés por los libros y los programas de televisión que giren alrededor de su especial interés; (l) proporcionarle materiales, herramientas y un lugar en el que pueda crear; (m) llevarle a oír música, ver exposiciones, ballet, museos y centros artísticos; (n) establecer una relación de colaboración con sus maestros; (ñ) hablar bien de sus maestros, escuela y medio de enseñanza.


Inicio > Docentes >   Ir al principio



 

PRIVACIDAD | ACCESIBILIDAD
Sociedad Anticancerosa de Venezuela - RIF: J-00056059-5
Calle Jalisco, entre ppal de Las Mercedes y calle La Cinta,
Edif. La Colonia, piso 1, Las Mercedes, Caracas, Venezuela
Teléfono: (+58.212) 950.3231 - E-Mail: educacion@sociedadanticancerosa.org
Diseño gráfico
realizado por:
Desarrollado por: